//JOSÉ DIEGO DEJO LA ALBAÑILERÍA PARA ESTUDIAR LEYES Y RESOLVER EL FEMINICIDIO DE SU HIJA

JOSÉ DIEGO DEJO LA ALBAÑILERÍA PARA ESTUDIAR LEYES Y RESOLVER EL FEMINICIDIO DE SU HIJA

A dos meses de cumplir 22 años, Diana fue asesinada la tarde del 31 de diciembre del 2010, la fémina se encontraba estudiando Administración de Empresas en la Universidad Autónoma del Estado de México.

El señor José Diego Suárez Padilla tuvo que dejar la albañilería para volverse casi un experto en justicia y, así, él mismo llevar a la cárcel no solo al feminicida de su hija, Rosa Diana Suárez Torres, asesinada a 16 puñaladas por Gilberto Campos García el 31 de diciembre de 2010, sino también a quienes consideró fueron sus cómplices: dos servidores públicos, quienes dos meses antes del crimen, le negaron protección a su hija.

Sin recursos económicos para un abogado, don José se volvió su propio defensor. Devoró el código penal, el civil, la ley de amparos y decenas de libros de derechos humanos. Además, presentó más de 350 escritos y combatió en tribunales seis apelaciones. “Yo me juré ahí, donde me la dejó el criminal, que lucharía por ella. Que iba a luchar no sé hasta dónde para que se le hiciera justicia”.

Don José ogró una sentencia de 67 años de prisión para el asesino de su hija y dos por abuso de autoridad para los funcionarios que le negaron protección.

“A mi hija ya no la tengo, pero si ella dio su vida, que esa vida valga la pena. A las familias les digo: que no se rindan, que no se venzan, que luchen hasta lo máximo”, Concluyó.

Con información de Milenio.